Opinión

Automovilismo: Panorama incierto

Las elecciones presidenciales realizadas el Domingo, abrieron un interrogante sobre la continuidad del “Automovilismo Para Todos” (APT), que se emite desde 2012 en la pantalla de la Televisión Pública y se suma a la incertidumbre deportiva e institucional del automovilismo argentino.

Hace 4 años el entonces presidente de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC), Oscar Aventín, decidió romper unilateralmente el contrato que unía a su categoría con la productora Carburando, y mudó a todas las divisionales del Turismo Carretera, acompañadas por el ascendente Turismo Nacional, a la pantalla estatal. El nuevo contrato realizado con el Estado consta de una duración de 4 años a razón de 100 millones de pesos por cada año de contrato, que finalizará en Diciembre.

Juego de Fierros 

En Marzo pasado Hugo Mazzacane, presidente de la ACTC desde 2013, rescindió el contrato con Pistas Argentinas, la productora que se había armado con dinero público. No fue gratis: tuvieron que “recomprar” el móvil HD al tiempo que los pilotos exigían la vuelta del pago del viático, cosa que empezó a pasar durante el transcurso del año. Al mismo tiempo, se hizo cargo de la televisación de las categorías la productora MD, que puso el equipo periodístico, pero la calidad de la transmisión siguió siendo muy mala.

A su vez, como si no bastara, una licitación escandalosa tuvo lugar en Mayo pasado en la cual la productora La Corte, adquirida justo antes por Cristóbal López, el multimillonario dueño de medios, obtuvo la producción de imágenes del APT, por casi 11 millones de pesos. Fuente: Eliminando Variables

Convirtieron al TC en un órgano de propaganda estatal financiando a la ACTC, pagando a los periodistas para que trabajen y difundan los actos de gobierno en las transmisiones. Además, al dividir la pantalla con Carburando, el rating bajó muchísimo (menos de 5 puntos entre ambas, según Ibope), debido a un paulatino desinterés de los seguidores.

El futuro se asoma muy incierto aunque, la creación de “ACTC Media TV” (¿Con plata del Estado también?) podría ser un escape si el presidente electo decide discontinuar el APT.

Y del otro lado….

La triple propiedad del Grupo Clarín de Carburando, TyC Sports y Súper TC2000, hace un laberinto la chance de mejorar la difusión y emisión de automovilismo. El canal de cable privilegia otros deportes, supuestamente de menor jerarquía, y desplaza al automovilismo dejando sin aire a las categorías. Es malo para el deporte que un grupo multimedios tenga la posesión de los medios audiovisuales y la emisión de las imágenes. La solución, que no es fácil, es un canal íntegro de automovilismo deportivo que no dependa ni de un programa de cocina, ni de Mirtha Legrand, ni de un gerente de programación a sólo efecto de que las carreras sean vistas por los fans de todo el país. No es imposible, pero hay que romper con el esquema rígido y arcaico de la televisión abierta, que pasan en diferido las series, para sólo cubrir la final, afectando a la deportividad cuando se encima con el programa que sigue. No es imposible: Nascar, V8 Supercars, WTCC, por citar algunas, poseen varias horas en la televisión por cable de sus países de origen y el seguidor disfruta de charlas ténicas, entrevistas, cámaras on board y buenos comentarios. Hay que abandonar la mediocridad y unirse porque el automovilismo, es uno sólo.

La Falsa Revolución

El Súper TC2000 se había propuesto “revolucionar” al automovilismo argentino con el motor inglés Radical V8 que suena muy lindo y eroga 500 HP de potencia, pero que se rompe a cada rato, cuesta traer elementos por las restricciones a las importaciones y encima el presidente de la empresa que controla a la categoría, Pablo Peón, quiere volver a traer los mismos motores pero con más potencia.

La cuestión institucional no es menor: Peón anunció que se va a fin de año, no se conoce al nombre de su reemplazo pero, lo peor de todo, es que no se sabe ni siquiera como sería el reglamento técnico o deportivo del próximo año. Por supuesto, una crisis institucional no puede derivar en una resolución rápida y, a falta 3 fechas para final de la temporada, sin definir el futuro de la categoría. Esto se suma a la escasa difusión que brinda Carburando,  a los continuos desaciertos en la organización (que no se vean las clasificaciones, por ejemplo), o el ninguneo constante a las empresas radiales que cubren automovilismo.

Peón debería dar un paso al costado de inmediato y dejar que su sucesor se ocupe de darle rumbo a una categoría que perdió toda esencia, tiene escasa concurrencia a los autódromos y malas carreras.

¡Que viva el Turismo Nacional!

El TN les gusta a muchos seguidores del automovilismo por su clásico “chapa-chapa”, finales entretenidas hasta la última vuelta, sistema de campeonato clásico, es decir, sin Playoff, y largan las series como clasificaron. Cabe destacar, además, que poseé un reglamento técnico acorde a cada auto que compite, más la carga y descarga de kilos para equiparar posibilidades de todos los pilotos

Hace 15 años que tiene un crecimiento constante y la profesionalización del parque automotor así lo atestigua. Observa la crisis de las demás categorías muy lejos y sentada confortablemente en el trono de la mejor categoría de autos turismo de la Argentina. Y bien merecido lo tiene por el constante trabajo y aporte de su presidente, Hugo Paoletti.

Etiquetas

Esteban García

Estudiante Comunicación UBA. 28 años. Fútbol, Automovilismo y un poco mas. Tw: @esteban227 Correo: [email protected] FB: Esteban García

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Close
Close