Pueblos Originarios

Mujeres nativas se unieron contra la desigualdad en Latinoamérica

Guatemala.- Las mujeres nativas latinoamericanas demandaron que las políticas públicas respeten sus prácticas culturales y sean bastión de lucha contra la desigualdad.

En este sentido, Carmelina Chun, nativa de Guatemala, aumentó sus ingresos y reforzó la seguridad alimentaria de su familia a través de la introducción de tecnologías que permiten ahorrar tiempo, como máquinas pulverizadoras para aplicar biofertilizantes al suelo y germinadoras de semillas.

“Hemos aprendido a fabricar de manera tradicional los plaguicidas y biofertilizantes con productos de nuestra comunidad, ya no los adquirimos a las grandes compañías. Prácticamente todo lo que producimos va para alimentar a nuestras familias”, manifestó Chu, madre de una niña y un niño, en diálogo con la Agencia de Noticias IPS.

Por su parte, la población nativa k’eqchí, uno de los veinticuatro pueblos ancestrales que habitan en Guatemala, es una de las más de ochocientas comunidades beneficiadas en tres municipios del departamento de Alta Verapaz  mediante la aplicación de políticas contra la desigualdad lideradas por el Gobierno Central. 

Dicha localidad se ubica a unos cuatrocientos kilómetros  de Ciudad de Guatemala y ha engendrado un proyecto de empoderamiento económico iniciado en el año 2015 y que concluirá en el mes de abril del presente año.

Las mujeres nativas recibieron capacitación en materia de siembra a través del manejo de equipos como pulverizadoras, sembradoras y germinadoras de bajo costo.

Con este tipo de acciones se pretende aumentar los ingresos de las comunidades, diversificar el cultivo de diversos rubros, disminuir el tiempo de trabajo y, con ello, incluir a la comunidad originaria el debate y diseño de políticas comunitarias.

desiguladad

La agricultura nativa contra la desigualdad

Las mujeres nativas siembran una decena de cultivos, como maíz, tomate y frijol sobre más de cuatro hectáreas en una región lacerada por la pobreza. También se puede observar la presencia de palma africana e hidroeléctricas como cultivos característicos de la región.

Si bien este emprendimiento agrícola representa el progreso conseguido por las mujeres nativas en América Latina y el Caribe durante la última década, aún deben hacer frente a la desigualdad, la discriminación, los episodios de pobreza, la falta de acceso a tierras y a servicios básicos, además de sufrir violencia.

 

Etiquetas

Artículos relacionados

Close